Familia

El espíritu de la Merced está informando un conjunto de Institutos religiosos y asociaciones de laicos que han ido surgiendo a través de los tiempos. Todos ellos apelan al mismo fundador originario, san Pedro Nolasco, a quien a veces se encuentran asociados otros fundadores particulares; se comprometen a realizar, de formas diversas, una misma misión liberadora y se sienten unidos por un mismo amor a la Virgen María bajo la advocación de la Merced. Estos Institutos y asociaciones cultivan un mismo espíritu, promueven lazos de fraternidad y forman la Familia Mercedaria. (Constituciones de la Orden de la Merced no. 12).

La Familia Mercedaria en México, además de los religiosos mercedarios, se compone por:

Monjas Contemplativas de la Orden de la Merced

Monasterio de Nuestra Madre de la Merced

Mariano Matamoros 233
52140 Metepec, Estado de México
Tel. (722) 32-13-14

Religiosas de la Orden de la Merced

Santa Casa de Loreto

11 Norte 2209 Esq. 24 Pte.
72100 Puebla, Pue., México
Tel. (222) 42-24-70

Casa de Formación

Francisco Bocanegra 892 Bo. 3°
74160 Huejotzingo, Pue.
Tel. (227) 6-10-62

Hermanas Mercedarias del Santísimo Sacramento

Casa General

Fernández Leal 130, Coyoacán.
Apartado Postal 21963 – México, D.F.

Mercedarias Misioneras de Bérriz

Región México-Centroamérica

Santander 27
Col. Insurgentes Mixcoac
Delegación Benito Juárez
03920 México, D.F.

Laicado Mercedario

“Ofrézcase a los laicos que colaboran en nuestra acción apostólica la posibilidad de conocer y abrazar el tesoro espiritual de nuestra Orden, de tal forma que, manteniendo el carácter laical, puedan realizar el ideal mercedario” (Normas Generales de la Orden de la Merced no. 52).

Entre las Fraternidades Laicales de nuestra Provincia se encuentran la Venerable Orden Tercer Mercedaria, la Cofradía de Nuestra Señora de la Merced, los Caballeros Mercedarios y el Movimiento Juvenil Mercedario.

Los laicos mercedarios colaboran activamente en las diversas actividades de la pastoral liberadora y constituyen un pilar fundamental en la acción redentora de la Orden.

Comentarios