4o Centenario de nuestra Provincia

En el año de 1574,  los mercedarios de la Provincia de Guatemala establecieron en la Ciudad de México una casa de estudios para que sus religiosos asistieran a la Real y Pontifica Universidad de México. Al presentarse varios jóvenes mexicanos solicitando su incorporación a la Orden, los frailes gestionaron el permiso para abrir noviciado y establecer formalmente un convento, siendo que en 1593 se funda el Convento Grande de la Merced de la Ciudad de México, en el barrio de San Lázaro. A partir de entonces la Orden estableció nuevas presencias en el territorio novohispano: en 1598 se funda el Convento de Puebla; en 1601 el de Oaxaca; en 1604 el de Valladolid (hoy Morelia); en 1607 el de la Inmaculada Concepción de Tacuba (hoy conocido como Merced de las Huertas); en 1607 el de Colima y en 1613 los de Atlixco y Veracruz.

Viendo la conveniencia de constituir una nueva Provincia con los siete conventos recién fundados, se iniciaron las gestiones correspondientes y el 7 de diciembre de 1615, el Papa Paulo V emitió el Breve por el que daba su anuencia, hecho que se concretó por el decreto del Nuncio Apostólico en los reinos de España, Antonio Caetano, dado el 3 de Junio de 1616, al que siguieron la cédula real del 15 de Septiembre de 1616 del Rey Felipe III de España y la patente del 30 de Septiembre de 1616, dada por el Maestro General de la Orden de la Merced el Padre Fr. Francisco de Rivera.  De esta manera quedó erigida la PROVINCIA DE LA VISITACIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE LA NUEVA ESPAÑA, quedando separada de la Provincia de Guatemala.

Así pues, este año nuestra Provincia está celebrando el cuarto centenario de su erección canónica. La conmemoración de este importante acontecimiento estará enmarcada por un Jubileo Provincial que se extenderá desde el 2 de Junio de 2016 y hasta el 17 de Julio de 2017.

En este día tan significativo para nuestra Provincia, elevamos a Dios nuestra acción de gracias, por ser fiel a su palabra y no abandonar la obra de sus manos y llenos de júbilo por este hecho, reconocemos el amor maternal con el que nuestra Madre de la Merced ha acompañado a la comunidad provincial a en estos cuatro siglos, en los que hemos vivido con pasión, en medio de altas y bajas, el carisma de Nolasco en tierras mexicanas y más allá de ellas.

¡ALABADO SEA JESUCRISTO!

LOGO 400-01

Comentarios