Solemnidad de Nuestro Padre San Pedro Nolasco

6 de mayo: Solemnidad de San Pedro Nolasco, fundador de la Orden de la Merced.

Pedro Nolasco fue un laico piadoso, mercader de profesión, devoto enamorado de la Virgen María, cristiano comprometido con su prójimo sufriente. Nació en 1180, en Mas de las Santas Puellas, en las cercanías de Barcelona. Desde muy joven dedicó gran parte de su vida, bef7c914a7afd9f0bbc18e037141f02cde su tiempo y de sus bienes al rescate de cristianos cautivos en poder de los musulmanes. Esta actividad fue ganado espacio en el proyecto personal del mercader Nolasco y llegó a     convertirse en la pasión de su vida. Una de las obras corporales de misericordia es la redención de cautivos; al dedicar su vida al rescate de los cristianos cautivos, Nolasco abrazó la misericordia como su norma de vida.  En la vivencia de una mística exquisita, de las más ejemplares que ha adornado a la Iglesia de Cristo, Pedro Nolasco vivió en una íntima relación con Dios, misma que le llevó a tener un corazón grande para acoger en él a los olvidados de su tiempo: amar a Dios con pasión le hizo apasionarse por su prójimo marginado. A la luz de su amor entrañable por la Madre de Dios, y motivado por ella, Nolasco fundó la Orden de la Merced de la Redención de los Cautivos, el 10 de agosto de 1218, convirtiéndose en su primer fraile y Maestre y legando a la Iglesia, al mundo y a sus hijos e hijas en la Merced, un testimonio único e invaluable de virtud, fe y servicio radical al más puro estilo de Cristo Redentor, quien fue su modelo. Dos cosas nos dejó nuestro Padre Nolasco como herencia, la mejor herencia: el amor a María como Madre de esta obra de merced y el amor a los cautivos: enseñó a sus hijos a hacerlo todo por amor a la Madre de Dios, Madre de la Misericordia, y a que en la Orden todo es de y para los cautivos: el dinero, los bienes materiales, y también la vida de los frailes, que está para entregarse como moneda de rescate por quienes sufren en el cautiverio, así como Cristo nos rescató ofreciendo su vida por nosotros. Nolasco murió el 6 de mayo de 1245, en la casa madre de la Orden, el convento de Barcelona, abrazado a un crucifijo y pronunciando las palabras del salmo 110 “El Señor envió la redención a su pueblo”. En el Año Santo de la Misericordia, Pedro Nolasco se presenta como un testimonio singular y desafiante que nos mueve a vivir la misericordia sin condiciones con nuestros hermanos necesitados, Nolasco es por excelencia el santo de la misericordia.

¡Feliz Solemnidad de Nuestro Padre Fundador San Pedro Nolasco!

EUCARISTÍA SOLEMNIDAD DE SAN PEDRO NOLASCO

Liturgia de las horas solemnidad de san Pedro Nolasco

Comentarios