Etapas de formación

  El Señor me ha ungido y me ha enviado para anunciar la libertad a los cautivos.  (Cfr. Lc 4,18). 

El Señor sigue inquietando el corazón de muchos jóvenes, como lo hizo hace ocho siglos con Pedro Nolasco. La vocación mercedaria se centra en la vida religiosa, caracterizado por la consagración a través de los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia además del cuarto voto que es el eje de toda nuestra consagración y la vida fraterna en comunidad, conforme a la Regla de San Agustín, compartiendo vida y bienes a favor de los cautivos.

En nuestro proceso de formación, los mercedarios iniciamos el camino de configuración con Cristo Redentor a través de las siguientes etapas:

Aspirantado. Para los jóvenes en edad de bachillerato (15 a 18 años).

Postulantado. El postulantado es la primera etapa formal de discernimiento con vistas a fortalecer la opción vocacional del joven. En el ingresan quienes han terminado el bachillerato o se encuentran en la etapa universitaria. Durante el postulantado se cursan los estudios de filosofía.

Noviciado. Es un tiempo de gracia en el que se vive intensamente el discernimiento en el encuentro íntimo con Dios en  la oración y el silencio; se experimenta de modo concreto la vida religiosa mercedaria con vistas a la entrega de la vida en la primera profesión religiosa.

Estudiantado. Después de la primera profesión de los votos, el joven mercedario realiza un proceso de maduración y fortalecimiento de su ofrenda antes del sí definitivo a Dios en nuestra Orden que acontece con la profesión solemne, es el tiempo que denominamos estudiantado, a lo largo del cual se realizan los estudios de teología.

20140714_135849DSC_0679

Comentarios